Posted On February 19, 2019 By In Noticias y Articulos And 161 Views

Somos respuesta, somos solución

Durante años, hemos tenido que vivir duros actos de odio y violencia donde dicen querer obtener la paz, a través de la guerra. Vemos ojos cargados de lagrimas por el recuerdo del pasado, la perdida de un hijo, un hermano, un ser amado; corazones rotos por el dolor de esta dura guerra que se resiste a su final y nos encierra causando tanto mal. Hemos estado sufriendo desde diferentes situaciones sociales que nos inundan desde lo personal, pero desde lo colectivo se han escrito mil historias que nos conmueven y nos afectan como conciudanos, ejemplo de esto tiene que ver con la muerte de 21 almas guardianas de nuestra seguridad que fueron blanco de circunstancias injustas y sinsentido.

Duele tener que ver nuestra patria llena de odio y sin poder obtener el perdón, duele saber que podemos volver atrás y devolver las tristes páginas escritas con lágrimas en los ojos y sangre en las manos, las cuales fueron causadas por corrupción, la incomprensión de sujetos que no tiene responsabilidad social ante la construcción de un proceso de paz añorado.

Por esta razón, hoy cabe detenerse para para tomar consciencia: nosotros somos la respuesta, somos solución. Tenemos en nuestras manos el futuro de esta nación y todo está en nuestra educación. Debemos formarnos, sabiendo que nuestro pasado esta abrazado desde escenarios violentos pero podemos hablar de un presente transcendente cuando el hacer patria esta con detalles sencillos contundentes a partir del sentido de pertenencia, acciones, actitudes que manifiestan y muestren la construcción de individuos como actores de un bien personal y colectivo.

El ser conscientes de la oscuridad en la que todos hemos vivido, será la herramienta para encontrar la luz en esta aparente e interminable guerra, en esta dura tarea no cabe espacio para las indiferencias y como jóvenes pensantes tenemos un compromiso social para no ser los causantes de más desdicha, tristeza y decepción para nuestra nación.

Busquemos el perdón sin dejar todo en el olvido, así las próximas generaciones seguirán nuestro ejemplo y estos tristes momentos llenos de dolor serán un lejano recuerdo y la razón por la que todos seremos hermanos con un enorme corazón.

About