Posted On October 28, 2019 By In Noticias y Articulos And 162 Views

Medea: La figura femenina en la tragedia de Eurípides

“Si a nosotras, las mujeres,
la naturaleza nos ha hecho
totalmente incapaces para el bien,
para el mal no ha creado
artistas más expertas”

Medea, Eurípides

La protagonista de una de las tragedias griegas más inusuales de la época, Medea, desafía el orden social y el papel de la mujer en la civilización occidental. Si bien ahora en el siglo XXI representa un discurso feminista potente, en la Atenas del siglo V a.c. se rebela contra el papel sumiso de mujer planteando nuevos comportamientos y un empoderamiento femenino nunca antes visto, pues critica los principales valores de su sociedad.

Aquí es importante resaltar el papel del teatro en la sociedad griega, ya que servía como un medio de enseñanza de los comportamientos esperados el pueblo. El personaje de Medea, a pesar de ser una inspiración para los lectores contemporáneos, iba en contra de todos aquellos valores sociales del papel de la mujer que se querían enseñar por medio del teatro. Debido al orden social de aquel entonces, el papel de la mujer era casi nulo, es vista simplemente como un objeto y en épocas de guerra, vista como un botín. En las tragedias de Esquilo o Sófocles, la mujer tiene un papel sumiso, lo cual le resta importancia a su figura. En consecuencia, la Medea de Eurípides declara: “De todas las especies animadas y dotadas de pensamiento, nosotras las mujeres somos los seres más miserables”. Es por eso que Eurípides da un giro a los planteamientos sociales sobre la mujer, y muestra una imagen completamente diferente.

Medea se muestra como una mujer apasionada, de carácter indiscutiblemente fuerte que difiere de las protagonistas de otras tragedias griegas por lo firme de su discurso, y sobretodo por la innegable humanidad con la que se la representa, al luchar por sí misma, no intentando cambiar su destino, sino luchando por lo que considera justo y moralmente correcto. Incluso si significa rebelarse ante la figura masculina presente en su vida que le otorga honor y valor ante los demás, demostrando así su valentía: “Con astucia y en silencio me pongo en marcha hacia este crimen. La audacia me impulsa a los actos más valientes” (Medea). Así mismo Medea es un personaje que desestabiliza el mundo no solo con su discurso hacia la mujer, sino con sus acciones incentivadas por la cólera.

About