Posted On March 12, 2015 By In Académico And 785 Views

La paradoja de la realidad

Sin nombreLa isla de las flores es un cortometraje de 13 minutos realizado y dirigido por el escritor y guionista Jorge Furtado, estrenado en 1989, con el apoyo cultural de Kodak de Brasil cult-Alex laboratorie Alamadoname studios de sain. Aquí se pone a prueba nuestra capacidad de asombro y nos muestra hasta dónde puede llegar un ser humano por sobrevivir.

El escenario, es el sitio a donde llegan los desechos y las basuras del estado de Rio Grande del sur de Brasil, allí encontramos la cadena de la miseria, un eslabón no productivo, donde la gente que “vive” tiene la oportunidad de entrar al basurero en tandas de diez personas y por un tiempo de cinco minutos recoger los desechos orgánicos y demás que le sirvan para subsistir.

Este lugar demuestra las consecuencias de las malas decisiones gubernamentales ante la política, la economía y el olvido histórico que envuelve al mundo.

El cortometraje nos lleva por un recorrido del mercadeo de la comida, objetos, entre otras cosas, mostrando en capitalismo (trueque, negocio), la cadena de consumo y la cadena alimenticia. Muestra de esta forma al universo detalladamente, lo real aparece construido y la explicación de casa cosa: qué es un ser humano, su descripción y su origen, un tomate, una animal, un territorio, una isla, entre otros conceptos mencionados.

La narrativa del cortometraje propone una visión o una comprensión moderna, porque el público ya está acostumbrado a una cantidad muy grande de imágenes en una línea del tiempo muy corta, es decir, ya entrando a los años 90s ya teníamos una memoria y una comprensión visual, que es difícil imaginarse hace tres décadas.

Por otro lado, es una propuesta ambiciosa, ya que al hacer un cortometraje y además suramericano le está apuntando a la narrativa del cine contemporáneo. Personalmente no veo este bombardeo visual, informativo y descriptivo muy alejado de la propuesta del director Jean-Pierre Jeunet en su más reconocida película “Amélie” o de uno de mis directores favoritos Jaco Van Dormael en su película “Mr. Nobody”; a pesar de los años de diferencia, ambiciones y público, logran una narrativa casi exacta, que llega a ser exquisita y placentera, logrando permearnos con la historia y haciéndonos co-jugadores (cuando el sujeto juega con la historia) de la misma.

No obstante, hace parte de una lista sin fin de producciones audiovisuales que en últimas son proyectos que se inscriben al mercado Europeo y Norte Americano cediendo la imagen de los Latinoamericanos. Vendiéndonos como seres humanos exóticos sumergidos en la pobreza absoluta. Tachándonos de inferiores y además convirtiéndonos en una atracción, como lo expresa Vargas Llosa: “La civilización del espectáculo”.

Cabe mencionar otros ejemplos que tienen la misma tarea de exagerar condiciones y seguir creando una imagen de lo que es ser Latinoamericano; del director Víctor Gaviria: “La vendedora de rosas” y “Rodrigo D no futuro”. Con el fin de poderlas verlas y opinar sobre su propuesta.

En definitiva, las ganas de querer vender nuestra imagen para el mercado, ha creado un corto imaginario o creativo, que hasta hoy en día nos ha perjudicado en cuanto a nuestra identidad, es decir, como nos vemos y como nos ven, mostrando de esta forma una propuesta inverosímil, creativa de la isla de las flores; los cinco minutos de felicidad de los habitantes de la isla versus los cinco minutos de impacto frente a los espectadores; es entonces: ¿la paradoja de la realidad? o ¿la paradoja de la vida?

Luisa María Cárdenas Corzo

X-A 2015

 

About