Posted On October 28, 2019 By In Noticias y Articulos And 145 Views

De la Decadencia francesa al Modernismo Latinoamericano

La Decadencia es un estilo literario que se constituye al final del siglo XIX en Europa y presenta una visión negativa del avance de la cultura occidental. Para los escritores decadentes su sociedad se caracteriza por la descomposición social causada por la mediocridad burguesa y la banalización del arte y la literatura. Igualmente se alejan el determinismo social promulgado por doctrina naturalista de Zola y crean una literatura donde la psicología de los personajes es fundamental para el desarrollo narrativo. De esta manera, la Decadencia crea una amalgama ideológica y literaria con los postulados literarios del Simbolismo, haciendo que escritores como Paul Verlaine, Remy de Gourmont o Stéphane Mallarmé trasmiten entre las fronteras de estas dos expresiones literarias. Otro elemento que ayuda a la constitución del imaginario decadente es la ambientación urbana de sus novelas; París sigue construyendo su imagen mítica y se presenta que la descomposición social está ligada a los vicios que viven los habitantes de los grandes centros urbanos del siglo XIX.

El dinamismo cultural de Francia contrasta con el estancamiento literario de Latinoamérica y en especial de Colombia. Las jóvenes republicas intentan fundamentar su identidad desde la protección ideológica de la religión y la lengua. Esto produce una literatura costumbrista que busca ofrecer al publico lector la manera de enseñar las costumbres y la lengua que fundamentan las sociedades. La necesidad de renovación de un puñado de escritores latinoamericanos abre nuevos derroteros a la búsqueda de una expresión moderna del continente gracias a la transferencia cultural de la Decadencia francesa.

Como resultado se da origen a una de las etapas más interesantes de la literatura en español: el Modernismo cuyo principal aporte es el tratamiento de la cultura latinoamericana desde una perspectiva dinámica que se aleja de lo local para abrirse a lo universal y confrontar muchos de los rasgos propios de Latinoamérica a las problemáticas que enfrenta el convulsionado siglo XIX. Por esta razón, muchos de los escritores fundacionales de las naciones latinoamericanas son modernistas: José Martí (Cuba), Rubén Darío (Nicaragua) o José Asunción Silva (Colombia).

Sin embargo, ¿cómo se puede entender la transferencia cultural de la Decadencia europea que se caracteriza por una visión de la sociedad en descomposición y las jóvenes naciones latinoamericanas con la constitución del Modernismo? En ambos continentes, la literatura tiene como principal objetivo renovación estética para dar cuenta de las nuevas sociedades que se construyen alrededor de los espacios urbanos y sus nuevos valores. Aunque Latinoamérica no contara con grandes metrópolis, sí recibe la capitalización de los medios de producción y se engendra pequeños grupos de burgueses, los cuales van a formar parte fundamental para la formación de las ciudades. Ante la necesidad de renovación que se da en ambos continentes, la decadencia replantea el papel de la literatura y se enfoca en el goce estético que solo los iniciados a la literatura pueden tener. En Latinoamérica, la renovación implica el tratamiento de temas tabú como el cuestionamiento a la religión como base de la sociedad y el dinamismo de la lengua con la creación de galicismos y adaptación de barbarismos con el fin de desarrollar una lengua viva. Tanto la Decadencia como el Modernismo son la expresión de un mundo dinámico que critica los valores mediocres que promulga la burguesía, lo cual lleva a pensar que el origen de las dinámicas literarias que se dan a lo largo del siglo XX surge con la posición critica de los escritores decadentes y modernistas.

About