Posted On January 30, 2015 By In Exalumnos en línea And 759 Views

Agradecimientos desde la razón

POR FIN ENTENDÍA QUE NO SE ACABÓ EL COLEGIO, SOLO SE ACABO ONCE.

Me parece haber encontrado el significado en la vida de los Puntos Suspensivos que tanto usamos y que representan ahora un importante ente dentro de los proyectos del colegio.

El periódico, desde la primera publicación nos quiso dar a entender infinidad de reflexiones en torno a los signos que tanto reprocha Nathalie (Promoción 2011-2012) que tanto adoran Mónica, Nidia, y Liliam.

Ellas, enseñaron con sutileza a que se refiere todo ese asunto de los Puntos Suspensivos; pero, más que enseñarnos lo que para ellas significa, nos permitieron encontrar en el camino de la participación en el periódico lo que para cada uno puede representar “escribir” y “leer”. Cabe mencionar la expresión de Nidia Gallego: “vamos todos en este bus” y que en repetidas ocasiones Mónica la cita para y solo hasta ahora, comienzos de mi segundo semestre, entiendo esta invitación.

Nietzsche dice que somos animales históricos, porque dependemos de nuestro entorno. Kant habla de la Episteme y que depende del periodo de tiempo en que vivimos la manera en que pensamos, y agrega que NO somos conscientes de la Episteme que vivimos que solo es un apriori de nuestro conocimientos determina el mismo. Me gusta pensar que de la misma manera sucede en entornos micro: es decir, el colegio y la universidad. Castro Gómez explica que para entender el mundo tal y como es, hay que deshacerse de situaciones apriori, de la metafísica y los juicios éticos, morales y religiosos desde lo híbrido del punto cero (la hibris, que para ser breve: es una posición de superioridad frente a los demás, un lugar encima de todo). El punto cero: es un lugar de iniciación donde no se nace, entonces se debe construir desde la nada.

Aunque mi opinión sea de principiante en comparación con ellos, apoyo que: Castro Gómez nos deja ver con esa enajenación deben enfrentar las nuevas situaciones: enajenados de los juiciosas y a las experiencia apriori; porque “cada cual habla del baile como le fue”. Entonces, solo a posteriori, nos podemos  referirnos a experiencias que entendemos cambiamos, estudiamos o más difícil vivimos.

Entiendo que Kant advierte que no sabemos de nuestra Episteme: -claro uno cree que el Gales es lo único que hay-, que el único en saber inglés en el mundo es “Chonto”, – que de sistemas solo Elkin sabe-, que las bibliotecas son dos salones unidos y que Téllez el Tepito en la vida real. Pero NO. Aunque desde el afecto y el respeto nuestras ideas de mundo estén bajo esa perspectiva y mucho más de los docentes que vamos admirando y se vuelven parte de nuestro mundo, esta es la realidad que nos tocó, por eso es nuestro mundo, nuestros todo.

Como dice Nietzsche: “somos históricos estos dependemos de nuestro entorno y al llegar a la u eso se nota”. Es ahí donde llegan los puntos suspensivos a escena (…)

– Uno entra convencido que es el número uno, que estudiar es finito, que va a cambiar el mundo y que los otros lo va a mirar por ser primíparo. – y NO: somos otros y otras más, los inductores abruman y a la gente más allá de reconocernos por nuestro nombre, se interesan por la cartografía social con la pregunta repetitiva y selectiva: ¿De qué colegio eres?

La respuesta es: “Soy del Gales y la inquietud siguiente: -¿Cuál es ese colegio? En fin quedo con un sin sabor- me siento como un zapato-. Enseguida respondo “del Gales, Galés… Bueno del Colombo Gales .¿tu?” (…)

Lo demás de la conversación no importa. Pero lo interesante es la reacción y la reflexión: – hace una pausa y cuestiona desde sus adentros: ¿no qué se había acabado?

En ese ir y venir, de conocer de reconocer y de hablar con el otro lo interesante es que no es un conflicto, es un acierto que siempre llevaremos con nosotros: Somos el Gales aquí y dónde sea.

Ahora bien, algunos somos de la Javeriana otros del Rosario, otros los Andes, la Sabana, el Bosque, la América y me disculpo por las que no traigo a colación. Pero lo más importante seremos eternamente del “Gales” y esa historia se seguirá escribiendo.

¿Por qué esta reflexión?, preguntarán –¿Sí la debo archivar en las cosas de la universidad o en los recuerdo del colegio. ¿Si lo debo compartir a mis profesores de redacción de la “U” o se lo envío a Mónica con asunto:”… Gracias”.? – (pregunto)

Pero más allá de mis múltiples cuestionamientos, mi historia en el Gales aun no acaba y no tengo afán que poner un punto final, prefiero la sensibilidad, la añoranza, el recuerdo y la espera que me otorgan los Puntos Suspensivos, porque algún día, cuando lleve a mis hijos a ese escenario institucional, continuaré reflexionando.

Por ahora, tengo claro que el colegio es mi presente y la universidad también, porque mi presente es lo que hago y lo que soy, eso es un poco de colegio, familia, amigos y universidad pero me alegra no haber puesto un punto final en el colegio, porque descubrí que el colegio no puso un punto final en mi nombre el día que me gradué…

Infinitas gracias por leer …

MARIANA ROJAS

PROMOCIÓN 2013- 2014 CCG

PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA

Facultad de Ciencia política y Relaciones internacionales

2do semestre de Política 1ro de Relaciones 

About